1 abril, 2017

Chernóbil: Consecuencias

Efectos actuales del accidente de Chernóbil

Breve resumen y materiales para  saber más

En 1986, la explosión del reactor número 4 de Chernóbil liberó una radiación equivalente a 500 bombas de Hiroshima, contaminando, para cientos de años, amplias zonas Ucrania, Bielorrusia y Rusia. En 2012 se inició la construcción de un nuevo sarcófago para contener la fuga de elementos radiactivos por las grietas del sarcófago inicial.

Millones de personas siguen viviendo hoy en zonas contaminadas y expuestas a distintos niveles de radiación.

Aunque la radiación acumulada en el organismo no se transmite a las personas del entorno, incrementa considerablemente el riesgo de sufrir ciertas enfermedades, como malformaciones congénitas, distintos tipos de cánceres, o trastornos inmunitarios, cardiovasculares, neurológicos o digestivos. Por ejemplo, la incidencia de cánceres en Bielorrusia aumento un 40% entre 1994 y 2000, mientras que en algunas regiones de Ucrania se triplicó; incluso en las zonas menos contaminadas, se ha encontrado, en  autopsias, que el estroncio-90 ha sustituido químicamente al calcio de los huesos.

Para saber más

 

Chernóbil contamina todavía hoy los alimentos de Ucrania. El Mundo, 2011

Heridas nucleares: El legado eterno de Chernóbil y Fukushima. Greenpeace, 2016. 

Chernóbil: 20 años después. Efectos en la salud del accidente de Chernóbil. Comité Europeo de Riesgos Radiológicos, 2006.

Consecuencias para la salud de Chernóbil en niños.  Informe de PSR/IPPNW (Premio Nóbel de la Paz) y Facultad de Medicina de la Universidad de Basel (Suiza), 2003

Fotos de Chernóbil, por el reportero Alberto Prieto. 

Parque de atracciones en Pripiat, Ucrania, por Alberto Prieto

La catástrofe de Chernóbil está lejos de haber terminado para los habitantes de la región. Sigue teniendo un efecto devastador no sólo en la salud de la población, sino también en todos los aspectos de la sociedad.

Kofi Annan


Parque de atracciones en Pripiat, Ucrania.
Foto: Alberto Prieto