Hoy Extremadura: Un hogar para olvidar Chernóbil y la guerra